¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir

Si estás buscando una experiencia única llena de historia, arte y espiritualidad, no puedes dejar de considerar visitar la Ciudad del Vaticano. Este pequeño enclave en el corazón de Roma tiene mucho que ofrecer a los viajeros curiosos. Desde la majestuosidad de la Basílica de San Pedro hasta la famosa Capilla Sixtina, aquí te presentamos cinco convincentes razones por las que deberías añadir este destino a tu lista de deseos. ¡Prepárate para ser cautivado por la grandeza y el encanto de la Ciudad del Vaticano!

La Ciudad del Vaticano es un estado independiente y un enclave en la capital de Italia. Es un centro religioso católico-romano y el hogar oficial del Papa. Sin embargo, tanto si eres religioso como si no, una visita a la Ciudad del Vaticano bien podría valer la pena. No solo es el país más pequeño del mundo, con una superficie de solo 0,49 kilómetros cuadrados, sino que también tiene una belleza incomparable con arte e historia emblemáticos en cada esquina.

Dicho esto, como monumento en sí mismo, el Vaticano es una atracción turística concurrida, y las largas colas, a veces bajo el abrasador sol romano, son un requisito previo. La Ciudad del Vaticano también tiene un estricto código de vestimenta y, aunque la entrada al área es gratuita, tendrás que pagar una tarifa para visitar los museos que albergan algunos de los sitios más emblemáticos.

Entonces, ¿vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano y qué puedes esperar cuando estés allí? Descubre todo lo que necesitas saber antes de ir en nuestra guía. Entremos en ello.

Los museos

¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir
Foto de ajafari1357/Envato Elements

Es fácil suponer que una visita a la Ciudad del Vaticano tiene que ver con la religión. Es cierto que la Ciudad del Vaticano es un monumento al catolicismo, y probablemente el más importante del mundo, además de ser la casa del Papa y la sede de la Iglesia y la Curia romana. Sin embargo, la Ciudad del Vaticano es mucho más e incluso si no eres religioso, no es difícil sorprenderse con la arquitectura, la belleza y los tesoros que albergan sus museos.

En realidad, hay 26 museos en la Ciudad del Vaticano, que se encuentran en los Palacios del Vaticano y tienen una colección excepcional de arte, arqueología y características arquitectónicas. Su boleto de entrada lo lleva a todos los museos. A 17 € por entrada completa, esta es posiblemente una oferta fantástica. Los niños pueden entrar por 8 € y los que tienen ciertas profesiones católicas también obtienen un precio reducido.

Una idea errónea común sobre el Vaticano es que todo el arte de los museos es religioso. Esto está lejos de la verdad. El Vaticano ha sido apodado «el museo de todos los museos», y aunque la mayor parte del conjunto de riquezas ha sido elegido por los Papas reinantes a lo largo de los años, puede explorar todo, desde pinturas famosas hasta reliquias etnoantropológicas y muebles antiguos en los muchos lugares artísticamente habitaciones significativas.

Algunos de los aspectos más destacados de los museos, que hacen que valga la pena visitar la Ciudad del Vaticano, incluyen:

La escalera de caracol – Tan pronto como ingresa al museo principal, no puede ignorar esta impresionante escalera de caracol. Fue diseñado por Giuseppe Momo en 1832 y es una de las características más fotografiadas de la Ciudad del Vaticano. También se la conoce como la Escalera del Caracol y cuenta con dos escaleras grabadas en hierro en forma de doble hélice.

Museo Histórico del Vaticano – En realidad, la más moderna de todas las galerías del complejo, el Museo Histórico del Vaticano fue comisariado en 1973 y presenta una famosa colección de retratos de todos los Papas desde el siglo XVI hasta la actualidad. También puede presenciar la evolución de los ‘papamobili’, el vehículo diseñado para llevar al Papa durante las apariciones públicas, con los primeros carruajes hasta los motorizados de hoy en día, todos expuestos en el museo.

La capilla sixtina – La Capilla Sixtina es una de las iglesias más visitadas del mundo y una característica independiente del Vaticano. También es uno de los monumentos artísticamente más significativos del mundo, con la obra maestra de Miguel Ángel, el Juicio Final, adornando su techo. El escultor ‘David’ comenzó a trabajar en la pieza cuando tenía solo veinticinco años en 1546 y la completó cuarenta años después, cuando tenía casi 67. El Juicio Final representa la segunda venida de Cristo y el juicio final de Dios sobre la humanidad. Hay 300 figuras en el marco, todas tomando una publicación diferente. Dicho esto, tampoco pases por alto los murales de Botticelli en las paredes.

Las habitaciones de Rafael – Estos se alzan como grandes salas de recepción al Vaticano como parte de la sección pública de los apartamentos papales. Fueron pintados por Rafael y Miguel Ángel y los frescos del Renacimiento son tan intrincados como los de la Capilla Sixtina.

El significado religioso

¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir
Foto de Givaga/Envato Elements

Aunque igualmente fascinante para los no religiosos, no se puede hablar del Vaticano sin honrar su importancia para el cristianismo. Una de las principales razones por las que la gente visita el estado es que es el principal lugar de peregrinación para los seguidores de la Iglesia Católica y, por lo tanto, el centro espiritual de unos 1200 millones de personas. Sin mencionar que podría tener la oportunidad de ver al Papa en una de sus muchas apariciones públicas en la plaza de San Pedro. Varios cristianos hacen el viaje solo por esta razón.

La historia del Vaticano como sede de la Iglesia Católica comenzó cuando se construyó la basílica de San Pedro sobre la tumba del santo del mismo nombre en el siglo IV d.C. Pedro es retratado como el apóstol más destacado de la Biblia. Fue el primero a quien se le apareció Jesús y, a menudo, se le representa con las llaves del cielo y del infierno, por lo que representa los poderes de absolución para los católicos.

La Ciudad del Vaticano se convirtió en un popular lugar de peregrinación y centro comercial tras la construcción de la basílica. La Corte Papal se trasladó a Francia en 1309, pero la Iglesia regresó a la región que alguna vez fue pantanosa en la orilla occidental del río Tíber en 1377 y ha permanecido allí desde entonces. No se convirtió en un estado propio hasta 1929, pero ha sido el hogar del Papa durante 700 años y está vinculado de manera tangible con el cristianismo durante más de mil quinientos años. No hay ningún lugar en el oeste más importante para los católicos que esta increíble ciudad.

Basílica de San Pedro

¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir
Foto de Grigory_Bruev/Envato Elements

La basílica de San Pedro original, construida sobre la tumba del apóstol, sufrió graves daños en 846 tras un ataque de los piratas sarracenos. El Papa León IV ordenó la construcción de muros para protegerlo, que luego se expandió para convertirse en los límites de la Ciudad del Vaticano. La iglesia que se encuentra hoy puede no ser la primera, pero eso no la hace menos impresionante y se considera uno de los lugares de culto más sagrados para la Iglesia Católica en el mundo.

La catedral actual fue construida entre 1506 y 1626, iniciada por primera vez por el Papa Julio II y completada por Pablo V. No solo es un importante lugar de peregrinación, sino que es una de las obras más famosas de la arquitectura renacentista y uno de los más grandes edificios de su edad Tiene elementos barrocos notables y está diseñado como una cruz latina de tres naves con una cúpula en el centro. La cúpula está directamente sobre el altar mayor, donde el crucifijo cruza y marca el santuario de San Pedro.

La basílica de San Pedro fue la iglesia más grande de la cristiandad hasta 1989, cuando la mucho más nueva Yamoussoukro, en Costa de Marfil, ocupó su lugar. Es una de las cuatro iglesias en el mundo que tiene el rango de basílica mayor.

No solo es impresionante en tamaño y grandeza, sino que al igual que el resto de los edificios de la ciudad del Vaticano, sus paredes esconden tesoros y reliquias que cuentan su historia antigua y honran el mundo del arte. Obras maestras del Renacimiento y el Barroco llenan el interior, algunas de las más notables incluyen la de Miguel Ángel Piedad, la estatua de San Longino, la tumba de Urbano VIII y la cátedra de bronce de San Pedro en el ábside.

El artista italiano Gian Lorenzo Bernini diseñó el baldaquino, el dosel en el centro del cruce bajo la cúpula. Bernini también diseñó la plaza elíptica que da acceso a la catedral, así como los huecos dentro de los muros para algunas de las reliquias más importantes que originalmente se encontraban en la basílica. Estos incluían el Velo de la Verónica, la Vera Cruz, un trozo de la Santa Lanza y el cráneo de San Andrés Apóstol.

La Basílica de San Pedro debería estar en lo más alto de su lista si visita la Ciudad del Vaticano, en parte debido al hecho de que la entrada es completamente gratuita y, por lo tanto, es incluso más accesible que los museos y la Capilla Sixtina. Hay costos opcionales para saltarse la cola, recibir una visita guiada o ingresar a la cúpula, pero puede pasear por la catedral sin pagar un centavo e incluso hay una visita de audio gratuita, aunque recomendamos dejar una propina.

Los jardines

¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir
Foto de ipolly80/Envato Elements

Los Jardines del Vaticano son una de las atracciones más subestimadas de la Ciudad del Vaticano, por no decir, la más exclusiva. Nunca están abarrotados ya que solo se aceptan unas pocas reservas todos los días y la mayoría de los turistas no se molestan en planificar con anticipación para recorrerlos, pero argumentamos que ciertamente vale la pena visitarlos y ofrecen algunas de las mejores vistas de la ciudad.

Una visita a los Jardines del Vaticano incluye muchos jardines pequeños y curados, como el jardín de mini cactus y las colecciones de árboles bíblicos, también hay una serie de fuentes y esculturas, perfectamente equilibradas entre árboles, flores y arbustos que dan sombra.

Los senderos frondosos se sienten como un mundo alejado del ajetreo y el bullicio del Vaticano y ofrecen una experiencia completamente diferente de la ciudad a los visitantes. Además, los jardines ofrecen vistas espectaculares de la cúpula de San Pedro desde casi todos los ángulos que le costará encontrar en cualquier otro lugar. También hay un puñado de lugares sagrados importantes, como una réplica de la Grotta di Lourdes en Francia.

Los jardines están ubicados dentro de los muros del Vaticano, aunque no lo parezca. Debe reservar con mucha anticipación para reservar su espacio ya que la capacidad está muy limitada para mantener la tranquilidad del parque. La mayoría de la gente no viene a la Ciudad del Vaticano para ver los jardines, pero ocupan casi la mitad de toda la ciudad y representan el corazón verde del Vaticano.

La geografía

¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir
Foto de SteveAllenPhoto999/Envato Elements

Incluso si no te gusta el arte, la cultura, la vida silvestre o la religión, todavía hay buenas razones para que visites la Ciudad del Vaticano, y una de ellas es su importancia geográfica. No solo está ubicado en la icónica capital de Italia (más sobre eso en un minuto), sino que también tiene un puñado de récords mundiales a su nombre.

La Ciudad del Vaticano es el país más pequeño del mundo y el único que está completamente rodeado por una ciudad. También tiene la población más pequeña de cualquier nación o estado con menos de 600 personas viviendo dentro de sus fronteras de dos millas. Además, la Ciudad del Vaticano es uno de los sitios religiosos y turísticos más populares del mundo a pesar de su pequeño tamaño y atrae a cinco millones y medio de visitantes anuales.

Italia tiene más sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO que cualquier otro lugar del mundo, por lo que no debería sorprender que la Ciudad del Vaticano sea uno de ellos, pero en realidad es el único Patrimonio de la Humanidad. Paíscon toda la mini-nación reconocida por la UNESCO.

La Ciudad del Vaticano bebe más vino per cápita que cualquier otro lugar del mundo, y el residente promedio consume más de 54 litros al año. Si bien esto se debe principalmente a su muy pequeña población que comparte creencias y prácticas similares, también se debe al gran volumen de vino que se usa para la celebración del sacramento de la Eucaristía o la Sagrada Comunión durante la Pascua.

El Vaticano tiene su propio equipo de fútbol y ejército, así como la red ferroviaria más corta del mundo con solo 300 metros de vías y una estación. No hay trenes regulares de pasajeros, pero este ferrocarril se utiliza a diario para la importación de mercancías y con fines ceremoniales.

Una monarquía absoluta, encabezada por el Papa, gobierna la Ciudad del Vaticano e imprime sus propios euros, sellos, pasaportes y matrículas. También tiene su propia bandera e himno, y alberga el único cajero automático con instrucciones en latín del mundo, perteneciente al banco del Vaticano.

Considerando todos los elogios, otra razón irrefutable para visitar la Ciudad del Vaticano es su conveniente ubicación en una de las ciudades más emocionantes de Italia y del mundo. Roma es incluso más famosa que el propio Vaticano, y los sitios antiguos de la capital, su animada vida nocturna y su increíble comida atraen a todo tipo de viajeros. Una vez que estés en Roma, no hay excusa para no pasear por la Ciudad del Vaticano. El metro conecta fácilmente el centro histórico con la Ciudad del Vaticano, con la línea A del metro que circula entre Spagna (para la Plaza de España) y Cipro (fuera de los Museos Vaticanos) en solo 6 minutos.

Roma es una ciudad tan transitable que también puedes llegar a la Ciudad del Vaticano a pie. La entrada por Via Della Conciliazone a través de la Basílica de San Pedro está a solo 20 minutos a pie cruzando el Tíber desde el Panteón en el corazón del centro histórico de Roma.

La Ciudad del Vaticano también ancla Trastevere, el distrito bohemio y animado en la orilla oeste del río. Esta área se ha vuelto cada vez más popular por su alojamiento económico, su excelente vida nocturna y su auténtica oferta gastronómica. Si se hospeda en el extremo norte de Trastevere, el Vaticano podría estar a diez minutos de su alojamiento.

La Ciudad del Vaticano es un lugar fascinante y vale la pena visitarlo aunque solo sea para decir que has estado en un país que tiene récords tan peculiares. No necesita un pasaporte, visa o boleto para ingresar a la ciudad real y todos son bienvenidos.

¿Hay un código de vestimenta para la Ciudad del Vaticano?

Hay un código de vestimenta básico para la Ciudad del Vaticano que dice que los hombres y las mujeres deben cubrirse las rodillas y la parte superior de los brazos, mientras que las mujeres también deben evitar las blusas escotadas y los hombres deben quitarse los sombreros antes de entrar. Es preferible usar pantalones largos y camisas de manga larga en el Vaticano para mostrar respeto, pero cualquier ropa modesta es aceptable.

¿Puedes caminar hasta la Plaza de San Pedro?

Los visitantes de la Ciudad del Vaticano pueden entrar libremente a la Plaza de San Pedro, siempre que no haya un evento como una misa papal o una audiencia. Los forasteros aún pueden visitar en el caso de tales eventos, pero primero deberá unirse a las colas y pasar por seguridad. En un día normal, puede visitar la plaza de forma gratuita entre las 6.30 y las 23.00 horas.

¿Cuál es el mejor momento del día para visitar el Vaticano?

Si desea evitar las multitudes, el mejor momento del día para visitar los Museos Vaticanos y la Basílica de San Pedro es a primera hora de la mañana, entre las 7 am y las 9 am, cuando las colas aún deberían ser manejables. Entre las 10 am y las 2 pm, las líneas de seguridad en todas las Atracciones del Vaticano están más ocupadas. Sin embargo, las horas de la tarde, especialmente los viernes, también son tranquilas. La entrada a varias atracciones es gratuita en la Ciudad del Vaticano el último domingo de cada mes, como en cualquier otro lugar de Roma, pero esto también hace que sea un momento muy ocupado para visitar. Tenga en cuenta que los museos están cerrados cada dos domingos del mes.

¿Puedes quedarte en la Ciudad del Vaticano?

Cualquiera puede ingresar a la Ciudad del Vaticano, pero todos los turistas deben salir a las 11 p. m. No hay alojamiento que se pueda reservar dentro de los límites de la ciudad para los forasteros, y solo el clero que contribuye al funcionamiento del Vaticano, incluido el Papa, así como la Guardia Suiza que defiende la ciudad, pueden residir dentro de las murallas.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir

¿Vale la pena visitar la Ciudad del Vaticano? 5 razones por las que deberías ir

Introducción

La Ciudad del Vaticano es uno de los destinos turísticos más populares del mundo y no es de extrañar. Esta pequeña ciudad-estado situada en el corazón de Roma, Italia, alberga una inmensa cantidad de arte y cultura, además de ser uno de los centros religiosos más importantes del planeta. A continuación, te presentamos 5 razones por las que definitivamente deberías considerar visitar esta increíble ciudad.

1. El arte y la arquitectura

La Ciudad del Vaticano es famosa por su riqueza artística y arquitectónica. Aquí podrás admirar la majestuosidad de la Basílica de San Pedro, considerada una de las iglesias más grandes del mundo y una obra maestra del Renacimiento. Además, el Museo del Vaticano alberga una impresionante colección de arte que incluye obras de artistas como Miguel Ángel y Rafael. No te pierdas la oportunidad de contemplar los frescos de la Capilla Sixtina, una experiencia verdaderamente única.

2. La historia y la religión

El Vaticano es la sede de la Iglesia Católica y, por lo tanto, tiene una gran importancia histórica y religiosa. Aquí encontrarás la famosa Plaza de San Pedro, donde el Papa se dirige a los fieles. También puedes visitar los Museos Vaticanos, que albergan numerosos artefactos que cuentan la historia de la Iglesia y de la civilización en general. No importa si eres religioso o no, la historia y el impacto del Vaticano en el mundo son fascinantes y definitivamente vale la pena explorarlos.

3. Las vistas panorámicas

Si subes a la cúpula de la Basílica de San Pedro, podrás disfrutar de unas vistas impresionantes de la Ciudad del Vaticano y de Roma en general. La subida puede ser agotadora, pero el esfuerzo valdrá la pena. Verás los jardines vaticanos, el Palacio Apostólico y muchos otros edificios emblemáticos desde lo alto. Es una oportunidad única para apreciar la belleza panorámica de la ciudad.

4. La gastronomía

¡No te puedes perder la deliciosa comida italiana mientras visitas la Ciudad del Vaticano! Encontrarás una amplia variedad de restaurantes y cafeterías en los alrededores donde podrás disfrutar de la auténtica cocina italiana. No olvides probar la pasta fresca, la pizza, el gelato y otros manjares locales. ¡Tu paladar te lo agradecerá!

5. La atmósfera única

Por último, pero no menos importante, la Ciudad del Vaticano tiene una atmósfera especial que no se puede describir con palabras. Desde el momento en que pones un pie en esta ciudad-estado, te sentirás rodeado de historia, espiritualidad y arte. El ambiente tranquilo y sagrado te envolverá, invitándote a reflexionar y a apreciar la grandeza de la humanidad y la fe.

En conclusión, la Ciudad del Vaticano es un destino que vale la pena visitar por muchas razones. Desde su impresionante arte y arquitectura, su importancia histórica y religiosa, hasta sus vistas panorámicas, deliciosa gastronomía y atmósfera única, aquí encontrarás una experiencia que no olvidarás. ¡No dudes en planificar tu visita y descubrir todo lo que esta maravillosa ciudad tiene para ofrecer!

Fuentes:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_del_Vaticano
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Museos_Vaticanos


Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link